sábado, 22 de agosto de 2009

Un poco de poesía gaucha...



(Por supuesto, no lo escribí yo... No creo que el hombre tenga idea de estética, pero me gusta como declaración de principios. Este viejo todavía vive entre nosotros, encontrarán un montón de enlaces para escucharlo)


Herencia pa´ un hijo gaucho (Fragmento)


De mirar pa´ arriba,

se me endureció el pescuezo.

De ahí...

de ahí aprendí a mirar pa´ abajo;

y lo primero que vi me dejó asombrao.

Vi a la raíz retorcida de una planta

que asomaba como si fuera un callo

crecido en el pecho de la tierra

Alrededor las hojas cáidas y el ramerío seco y derrotao

con un silbido gemidor y agonizante

que acompañaba el viento del invierno.

Vi una torcacita acurrucada al reparo de una paja brava

que hacía retranca como defendiéndose,

hijo de carne tibia que su especie de yuyo no le dio.

Su nido había volado en una sacudida.

Como voló el orgullo arrogante de la tupida copa.

Y ayá estaba la ráiz

sudándole rocío a las heladas

Creciendo por dentro

lambiendo toscas pa´ parir verano.

De ahí...

de ahí justamente aprendí

a mirar pa´ abajo.

Me miré los pieses

y me dio vergüenza

de ensuciar la tierra con las alpargatas.

No sé si me entiende,

pero no me arrime leña

yo tengo las mías.

Me suebra un invierno

pa' perder todo un año.

Quiero que me entienda porque abarco ancho

Porque yo no quiero dejar mis palomas

a merced del viento sin tener reparos

Porque tengo raíces que crecen por dentro

lambiendo las toscas pa´ parir verano.

Por eso relincho... o por eso canto.

Por eso me atrevo a tender la mano

con mis pareceres que son unos cuantos

De hijo, de padre, de amigo y de hermano...


José Larralde

1 comentarios:

Paula Sol dijo...

Me gustó mucho. Me conmovió.