viernes, 31 de julio de 2009

Siempre es recomendable recorrer la vida a contramano.














Yo no sé del sol.
Yo sé la melodía del ángel
y el sermón caliente
del último viento.
Sé gritar hasta el alba
cuando la muerte se posa desnuda
en mi sombra.

Yo lloro debajo de mi nombre.
Yo agito pañuelos en la noche y barcos sedientos de realidad
bailan conmigo.
Yo oculto clavos
para escarnecer a mis sueños enfermos.



A. Pizarnik

1 comentarios:

Bistiarj dijo...

muy bueno juana, i like it